Armonía o Yin-Yang

la armonía es el equilibrio entre el yin y el yang

Cuando en los espacios que habitamos encontramos una buena relación entre el yin y el yang, podemos hablar de armonía. ¿Por qué te digo esto? Porque como ya te comenté en el primer post, el yin y el yang representan dos fuerzas independientes, opuestas y al mismo tiempo complementarias. Pues bien, estas fuerzas operan en el universo y en la naturaleza, y también están presentes en nuestros hogares. ¿Cómo están presentes? A través de los colores, las texturas, los materiales, las formas, las luces…

Un espacio armonioso no solo depende de la elección de cada uno de estos elementos, sino más bien de la proporción global que hay entre objetos de características yin y objetos de características yang. Si la proporción es ecuánime, sentiremos armonía, equilibrio, paz, bienestar… en esa estancia. Así que podemos decir que la armonía es el equilibrio entre el yin y el yang.

Para entender un poquito más todo esto es necesario saber qué cualidades definen a cada una de estas energías. Empecemos con la energía yin.

El YIN es la noche, los colores oscuros; las formas redondeadas, curvas, horizontales; las texturas blandas, ornamentales, florales; los objetos pequeños, bajos; los espacios amplios. También se relaciona con el invierno, el frío, el reposo, la luna. Es la energía de lo femenino.

El YANG, en cambio, es el día; los colores cálidos, luminosos; las formas rectas y angulosas, la verticalidad; las texturas duras, geométricas, sencillas; los objetos grandes, altos, angostos. Se relaciona con el verano, el calor, el movimiento, el sol. Es la energía de lo masculino.

Estas energías también están en nosotros. A veces nos podemos sentir yin, y si necesitamos estar más más activos, deberemos vestirnos o rodearnos de objetos yang. O quizás somos muy yang o hemos tenido un día muy activo y a llegar a casa necesitamos un rincón yin para relajarnos y así bajar nuestra energía. O por ejemplo, una habitación de meditación debería tener más objetos yin, al igual que una habitación para descansar o dormir… Así que no siempre necesitaremos que estas dos energías estén en perfecta proporción, pero…

saber combinarlas será el punto de inflexión para encontrar el equilibrio en nuestros hogares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies