asana, practica de yoga, clase de yoga

āsana · आसन

...mucho más que la práctica

Ásana significa permanecer en la postura. Podríamos decir que es la pose en la que colocamos nuestro cuerpo para PERMANECER AHÍ. Recuerda que el objetivo de la práctica es llegar al Samadhi, a esa unión consciente. De ahí que primero tengamos que “entrenar” nuestros cuerpos: físico, mental y emocional, para poder alcanzar el Samadhi. Empecemos por nuestro cuerpo físico, empecemos por la ásana, en sánscrito आसन.
 

La ásana cómo te he dicho, es la postura.Y no solo nos va a ayudar a fortalecer y flexibilizar el cuerpo, sino que también es una técnica que nos ayuda a disciplinar la mente. Para hacer “correctamente” una postura y evitar lesiones, debemos escuchar siempre nuestro cuerpo, en cada sesión, en cada momento, y adaptarlo a la ásana. Recuerda que tu cuerpo es diferente cada día, así que adapta la fuerza, tensión y flexibilidad a ese momento concreto. Otra parte de la ásana es la respiración, toda postura tiene que ir acompañada de una buena respiración, suave y fluida. 

Veamos ahora la estructura de una ásana. Se compone de tres fases, construcciónmantenimiento y destrucción.

  • La primera fase, es dinámica, es la construcción de la postura. Es una secuencia de movimientos hasta llegar a la postura.
  • La segunda fase, es estática y en ella es donde realmente se hace la postura, es el asentamiento, la inmovilidad.
  • La tercera fase, es también dinámica, en ella, dejamos la fase estática para deshacer la postura.

Y todo ello tiene que estar equilibrado con la respiración y con un enfoque mental. Por eso es importante que prestemos atención a todo lo que nos está sucediendo en cada fase y que seamos conscientes de nuestras limitaciones. De nada sirve que al realizar nuestra ásana, llevemos una respiración agitada o entrecortada o que forcemos la postura y sintamos dolor o que nuestra mente este pensando en la discusión que hemos tenido antes o en lo que voy a hacer para cenar… eso ya no es yoga, y es en ese momento cuando somos más vulnerables y podemos lesionarnos, pues dejamos de estar presentes en la acción. Si queremos alcanzar el Samadhi, la felicidad absoluta, debemos empezar por aquí.

Así que al realizar tus ásanas…, construyelas firmemente, respira con lentitud y fluidez, llevando tus pensamientos hacia ellas. Observa, visualiza…

 

siente la postura dentro de tí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies