Flor de Loto _/\_

Tanto en la tradición budista como en el hinduismo, la flor de loto está asociada a la pureza del cuerpo, el alma y a la prosperidad.

Hoy es el día internacional del yoga.  Quería contribuir a este evento pero por las circunstancias aún se me hace difícil hacerlo de modo presencial, así que durante el día he ido transmitiendo pequeñas semillas de sabiduría a mis alumnas. En esta ocasión, quiero también compartirla contigo.

Hoy he escogido como tema, la Flor de Loto, ya que es una imagen muy utilizada en yoga y en meditación, pero poca gente sabe que representa, así que esta es mi aportación en este días, contarte el significado de la flor de loto.

Como te he mencionado en el encabezado, la flor de loto representa la pureza del cuerpo, el alma y la prosperidad. Una de las diosas más conocidas y bendecidas es Lakshmi, que se representa sentada sobre un loto. Lakshmi representa la buena fortuna y la abundancia, el amor, la belleza y la fertilidad. Ella garantiza el bienestar y la prosperidad a los humanos en la tierra, tanto en el plano material como en el espiritual.

 

Pero volvamos a la flor de loto… crece en agua lodosa, pero busca la luz para florecer. Este hecho se asocia con el apego y los deseos carnales. Cuando los dejamos atrás florecemos en la pureza.

Si hablamos en clave de yoga, por un lado, tenemos el mudra del loto. Corresponde al chakra corazón y simboliza la pureza, la bondad, el afecto, cualidades que debemos mantener limpias como la propia flor. La posición de las manos abiertas, representa el principio de lo divino, la creación del Universo y de ahí que nos obsequie todo cuanto necesitamos, es decir, con abundancia infinita.

Por otro lado, tenemos la postura del loto, llamada Padmasana. Es la postura tradicional que hacemos en meditación o en nuestros pránáyámas. Con la diferencia que los pies se apoyan en los muslos.

Esta postura, nos ayuda a conectar con el chakra raíz, la base donde asentarnos, sostenernos, ahí donde nace nuestra confianza, seguridad… ya sabéis que yo doy mucha importancia a este chakra cuando hacemos la postura Tadasana (postura de pie), pues bien, también puedes llevar esa misma visión cuando hagas Padmasana. De ahí que se utilice esta postura para meditar. Debemos sentirnos como un loto, firme.

En esta postura, la columna queda bien alineada y el peso lo cargan nuestros huesos de los glúteos, y así liberar la tensión de hombros, brazos, cuello… al soltar podemos sentir la paz, la tranquilidad, la respiración puede fluir suavemente y llevar mejor la sangre a los órganos y al cerebro… de ahí que sea la mejor postura para interiorizar y acercarnos a la meditación.

Físicamente esta postura nos ayuda a fortalecer y flexibilizar la zona de las caderas. También nos ayuda a estirar las rodillas y tobillos (siempre que estos los mantengas encima de tus muslos).

Volvamos al significado del loto…

Te contaba que crece en las aguas más lodosas y sucias que te puedas imaginar, atravesándolas en su crecimiento para florecer limpia y pura, convirtiéndose así en una de las flores más bellas.

Pues bien, este es el camino que hace nuestra conciencia individual en su camino a la liberación (o iluminación), a medida que nos desapegamos de las impurezas del pensamiento, vamos renaciendo como seres llenos de luz y amor.

En este recorrido se dice que el ser humano atravesamos tres etapas o niveles. El primer nivel nos habla del barro, allí donde germina la semilla. La semilla es nuestra intención por crecer, por avanzar, por salir de la ignorancia.

La segunda etapa, hace referencia al agua, es el esfuerzo que debemos hacer para ver la luz, es la práctica, la constancia… el no abandonar, es el esfuerzo, de ahí que este nivel lo llamen la aspiración.

La última etapa es cuando florecemos en la superficie, hemos alcanzado la luz del sol, nuestra luz, somos seres florecientes.

Y esta es la manera que el loto simboliza nuestro el crecimiento.

es la culminación de la búsqueda de ser humano por el despertar espiritual.

«La flor de loto no piensa: «no quiero el barro». Sabe que puede florecer tan bella sólo gracias al barro.
Para nosotros, ocurre lo mismo. Tenemos semillas negativas en nuestro interior, el elemento del barro;
si sabemos cómo aceptarlo, nos aceptamos a nosotros mismos.
La flor de loto no necesita deshacerse del barro. Sin barro, moriría.
Si no tenemos desechos, no podemos florecer.
No deberíamos juzgarnos, ni juzgar a los demás.
Sólo necesitamos practicar la aceptación y así progresar sin lucha.
El proceso de transformación y sanación requiere prácticas continuadas.
Producimos basura cada día, y por este motivo necesitamos practicar continuamente para cuidarnos de nuestra basura y convertirla en flores.»

 Thich Nhat Hanh

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies